DAR LAS GRACIAS

Desde cualquier filosofía y religión, el acto de dar las gracias es el principio de todo.

Desde un enfoque vibracional o de atracción, el hecho de dar las gracias desde el corazón DAR GRACIAS JUNTOSnos permite tomar consciencia de todo lo que ya hemos conseguido en la vida, todo aquello que tenemos o de lo que disfrutamos y que con frecuencia olvidamos bajo una montaña de deseos y expectativas insatisfechos.

Dar GRACIAS nos sitúa en un estado diferente, nos sentimos agradecidos y nuestro estado vibracional cambia, se vuelve más abierto y disponible para atraer todas esas cosas maravillosas que deseamos en nuestra experiencia.

Cuando hablamos de alimentación consciente y sana, también nos referimos a la mente y al espíritu, no sólo al cuerpo físico.  Una manera de alimentar nuestra salud mental y espiritual es  SENTIR LA GRATITUD.

En nuestra familia damos las gracias de  forma consciente desde hace pocos años.

Un día tomé consciencia de que me encantaba el ritual que desarrollaba mi suegra antes de comer y que consistía básicamente en reunirnos todos los miembros de la familia alrededor de la mesa, parar, hacer silencio para desconectar por unos instantes de nuestra vorágine de la cotidianidad, respirar y tomar consciencia de que ese momento era importante y que merecía prestarle atención. El ritual de agradecimiento, se repetía en casa de amigos y conocidos bajo formas y con presentaciones diferentes, pero la idea básica era la misma.  Había asistido a ese momento una y otra vez sin darle importancia hasta que un buen día no se dio y… me di cuenta de que lo echaba de menos, de que me faltaba “algo”.

Me llevó un tiempo encontrar “mi” manera de dar gracias antes de comer y luego ajustarlo a las “maneras” del resto de la familia. Al principio me parecía artificial, un poco ridículo y los niños se reían y se lo tomaban a cachondeo…  Pero poco a poco fui ganando en confianza,  permitiéndome escucharme y el ritual de agradecimiento se consolidó y extendió a otras áreas de mi vida (al despertarme, al acostarme, al encontrarme ante situaciones en principio poco agradables…) y también de la vida de los demás miembros de la familia. A día de hoy son los niños los que nos recuerdan que antes de comer damos las gracias y desean hacerlo en cualquier sitio: la casa de familiares y amigos, el restaurante, el picnic en el bosque o la playa y de las formas más variopintas que podáis imaginar…

Hoy os invito a probar, a sentir qué ocurre cuando antes de comer nos tomamos el tiempo para “abrir” la ceremonia que es el acto de comer de forma consciente. Consciente de los orígenes de los alimentos que vamos a tomar (si ha sido necesario plantarlos,  permitirlos crecer y madurar bajo la influencia del sol y el resto de elementos,  ir a comprarlos…), conscientes de que han sido preparados por alguien que ha dedicado su tiempo y su energía a elaborar lo que tenemos en el plato, conscientes de que tenemos comida en el plato, conscientes de su textura, su sabor… y… poder SENTIR AGRADECIMIENTO por todo ello.

También podemos de esta manera, honrar a las personas que han contribuido a que sea posible que hoy dispongamos de esos alimentos.

Y cómo no, dar gracias por las personas que nos acompañan en la mesa, porque las relaciones entre las personas son la verdadera energía del Amor que nos nutre y alimenta.

En palabras de Wiliam Arthur Ward:

“Sentir gratitud y no expresarla, es como envolver un regalo y no llegar a darlo”

Cada uno encuentra su manera de AGRADECER y expresar su agradecimiento.

A mi me inspiran algunos versos utilizados en las escuelas de pedagogía Waldorf, donde DAR GRACIASestos aspectos de “toma de consciencia” son asignatura prioritaria.  Os dejo a continuación algunos versos inspirados en aquellos y compuestos por mí.  También podéis encontrar versos preciosos de Louise Hay relacionados con el agradecimiento y la alimentación sana o componer unos especialmente personalizados para vuestra familia (que son los que más les gustan a los niños).

Nos tomamos de las manos haciendo un círculo alrededor de la mesa. Cerramos los ojos. Tomamos aire y lo exhalamos 3 veces.

Recitamos en voz alta o para cada uno.

Propuesta 1:

Damos gracias a la Tierra por su sostén y al Sol por su calor .

Damos gracias a la Luna y las estrellas por su vibración.

Damos gracias al fuego, al aire y al éter por su poder transformador.

Damos gracias por estos alimentos que compartimos hoy.

Damos gracias al campesino que los sembró y cosechó,

Damos gracias al vendedor que nos los ofreció,

Damos gracias a quien, con cariño, nos los preparó …

Doy gracias porque ahora pueda disfrutarlos ¡yo!.

 Propuesta 2:

“Damos gracias a la Vida, por esta experiencia”

“Damos gracias por estar aquí reunidos y

por compartir esta mesa y estos alimentos.”

¡Buen provecho!

Propuesta 3:

Gracias a ________ por traer dinero a casa para comprar comida

Gracias a ________ por preparar estos alimentos con amor

Gracias a ________ por poner la mesa,

Gracias a  _______ por su sonrisa que nos ayuda a sentirnos alegres mientras comemos.

(Ésta última es especialmente importante cuando en la familia hay miembros bebés o niños pequeños que no participan directamente en la preparación de la mesa pero deseamos hacerles partícipes de su contribución al bienestar común)

Y… ya que estoy dando gracias… aprovecho la ocasión para dárselas a algunas de las personas que han contribuido a que mi alimentación sea una más consciente cada día y que deseo hacer llegar mi reconocimiento por haber contribuido de forma directa o indirecta a la creación de este blog:

Gracias a mi Mamá por su inspiración en la búsqueda científica de una alimentación más sana y natural, por facilitarme el acceso ilimitado a toda su bibliografía que me ha abierto los ojos a la alimentación sana y por las horas de reflexión conjunta sobre alimentación natural.

Gracias a mi compañero  Israel, por acompañarme en evolución personal y alimenticia y por hacer de conejillo de indias de mis experimentos culinarios. Por su apoyo incondicional en cualquier proyecto o idea que aparece en mi mente, porque es un placer para cualquier cocinera darle de comer a este muchacho y por la Luz que me aporta cuando me pierdo en extremismos y detalles, recordándome con cariño qué es lo verdaderamente importante: NUESTRA CREENCIA construye nuestra realidad.

Gracias a todos los que han compartido sus conocimientos de nutrición y cocina conmigo: Gracias Rocío (por ser una verdadera inspiración como cocinera y despertar en mí el deseo y placer de cocinar con niños en brazos o entre las piernas).                                        Gracias Javi (espiritual Chef) por acercarme de manera práctica a la cocina con vida. Gràcies Neus, pel plaer de caminar acompanyada la senda del cru.                                    Gràcies Eva i Clara (bionéctar), per les vostres propostes i pel vostre entusiasme per l´alimentació sana i natural.

Por supuesto también me me siendo profundamente agradecida a muchas personas a las que no conozco personalmente pero cuyos libros… han cambiado mi vida y mi concepto de alimentarse de manera saludable y natural: Núria Aragón, Balta, Néstor Palmetti, Gabriel Cousens …

Gracias a todos ellos y también a ustedes que me motivan a seguir adelante por el mero hecho de tomarse el tiempo e interesarse en leer mis reflexiones.

Gracias y ¡Buen provecho!

 

 

 

This entry was posted in Reflexiones. Bookmark the permalink.

2 Responses to DAR LAS GRACIAS

  1. Joan says:

    Me hiciste sonreír con tus bendiciones de mesa, tomo nota de todas. Muy hermoso el dar las gracias en familia. Un abrazo desde el corazón para ti y los tuyos.

  2. Thais says:

    Estas fechas nos van a dar la oportunidad de dar gracias en familia y con la familia (extensa) muchas veces, así que va a ser muy divertido. Seguro que me acordaré de ti y tu hermoso comentario.
    ¡Feliz Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *