ALIMENTOS MEDICINA I: CRUCÍFERAS

Existen varios alimentos que en casa considero fundamentales para en el menú familiar de la semana, ya sean por su valor nutritivo (porque contienen cantidades significativas de algún nutriente específico) o por su valor “curativo-desintoxicante- alcalinizante”.

Para definirlos de algún modo que llegue al mayor número de gente, (aunque reconociendo lo limitado de la expresión) los llamaré “alimentos-medicina”.

Como decía Hipócrates, uno de los padres de la medicina: “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento” .

Son esos alimentos que figuran a la cabeza de los que propongo a los niños desde el momento del inicio de la alimentación complementaria. También los que propongo empezar a incorporar en mayor cantidad a los adultos que desean un cambio en sus hábitos alimenticios en pro de una alimentación más sana.

El primer “alimento-medicina” que hoy os traigo a comentario es la familia de las “crucíferas”. Entiéndase: la familia de las coles (coles chinas y orientales, de Bruselas, de Cataluña, Lombarda, Rizada, Lisa…), el bróculi, la coliflor, los nabos, rábanos y rabanitos. verduras cruciferas

Para que no pierdan sus propiedades lo mejor es consumirlas preferiblemente crudas y en caso de requerir cocción, se recomienda que ésta sea al vapor (10 min. máximo).

 Las familia de las crucíferas, aporta niveles elevado de vitamina K, y ácido fólico y hierro por lo que se recomienda especialmente para mujeres embarazadas y niñas/os.

Además están especialmente indicadas para personas que desean mejorar su visión, ya que proveen de pro- vitamina A.

Estos alimentos, como todas las hojas verdes son ricas en fibra, por lo cual son una poderosa ayuda para limpiar nuestro organismo, pero lo que las hace especiales y por lo que se recomienda su consumo diario es por los fitoquímicos y antioxidantes que contienen, que influyen directamente en el sistema inmunitario, la capacidad de regeneración del organismo y el sistema de eliminación,  es por ello que son un alimento especialmente indicado en la prevención de enfermedades como el cáncer.

 Pero… ¿Cómo hago para comer tanta col? ¿Cómo hago para que se la coman los niños?

 Las crucíferas varían mucho en sus sabor dependiendo de la variedad, por ello recomiendo empezar por las de sabor más suave como el bróculi, la col blanca o la col china, para progresivamente ir aproximándonos a sabores más intensos.

La mayoría de nosotros presentamos déficits de ácido gástrico, por lo que nos puede resultar difícil la digestión de un cantidad importante de hoja verde. Muchas personas argumentan que comer coliflor, bróculi, coles de Bruselas, col, lombarda… les producen síntomas de acidez, gases, flatulencias…

Uno de los motivos por lo que este tipo de hortalizas no sientan bien es el mencionado: por los niveles deficitarios de ácido gástrico (debido a nuestros hábitos de consumo desnaturalizados) pero no es el único. Una adecuada combinación de los alimentos puede ayudarnos a digerir de manera más eficaz lo que ingerimos. En este caso, las hojas de crucíferas pueden combinarse con todo tipo de frutas o con semillas o con cereales o con proteínas de origen animal.

Otra forma de facilitar su digestión es consumirlas en forma de batidos, lo que resulta ideal para personas a las que el sabor les resulta desagradable o para bebés y niños.

 

RECETA BATIDO VERDE DE BASE HOJA DE COL RIZADA

2 hojas de col picadas (sin el nervio fibroso, a no ser que tengas una batidora súper potente tipo Vita mix)

1 nectarina

2 plátanos maduros (no fermentados)

1 vaso de agua pura (o más para ponerlo en un vasito-biberón)

1 puñado de buenas intenciones y afirmaciones tipo: “esto me va a sentar…¡genial! “a mi la col me limpia por dentro”

 Batir y servir.

 

RECETA SALADA CON COL RIZADA (por persona)

2 hojas de col enteras (sin el nervio fibroso) por persona.

1 puñado de canónigos

Paté de semillas de calabaza (calabazas remojadas toda la noche, aceite, ajo y sal marina)

1 zanahoria rallada

1/2 Aguacate

6-8 aceitunas sin hueso y partidas por la mitad

levadura de cerveza desamargada en escamas.

Preparación: untar el paté de semillas en la hoja de col. Cubrir con el resto de ingredientes y enrollar a modo de canelón. ¡Disfrutar del sabor crujiente!

This entry was posted in Alimentos medicina, Batidos verdes, Lista de la compra, Recetas para bebés de más de 1 año, Recetas para bebés de menos de 1 año. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *